Liderazgo al estilo de los jesuitas: “No rechazar al talento ni al hombre de calidad”

En “El liderazgo al estilo de los jesuitas. Las mejores prácticas de una compañía de 450 años que cambió el mundo”, de Chris Lowney (Ed. Granica 2004, pág. 177), se atribuye a Jerónimo Nadal este consejo a los aprendices jesuitas:

“La Sociedad necesita hombres tan diestros como sea posible en todas las disciplinas que contribuyen a sus propósitos. ¿Puede usted ser un buen lógico? Pues vuélvase lógico. ¿Un buen teólogo? Pues hágase teólogo… Y no se contente con hacerlo a medias.”

Esto encaja perfectamente con el principio jesuita de “No rechazar al talento ni al hombre de calidad”.

@metronax

Anuncios
Liderazgo al estilo de los jesuitas: “No rechazar al talento ni al hombre de calidad”

Fernando Pessoa sobre las revoluciones en general y la Revolución Rusa en particular

Fernando Pessoa publicó en 1922 “El banquero anarquista”. Querría destilar unas líneas tomadas de la edición de Mono Azul, Colección Vuelapluma (pp. 37-38), y resaltar en negrita una predicción de futuro de lo que ocurriría en Rusia:

“Un régimen revolucionario, en tanto en cuanto es real, y sea cual fuere el fin al que se dirige o la idea que lo guía, es materialmente solo una única cosa: un régimen revolucionario. Y un régimen revolucionario quiere decir dictadura de guerra, o mejor dicho, un régimen despótico militar, porque el estado de guerra se impone a la sociedad por una parte de ella misma, esa parte que asumió revolucionariamente el poder ¿y qué nos queda? Que quien se adapta a ese régimen, como a la única cosa que existe materialmente, se adapta de golpe a un régimen militar despótico. La idea que condujo a los revolucionarios, el fin que los guiaba, desaparece por completo de la realidad social, que está ocupada exclusivamente por el fenómeno violento. De modo que lo que surge de una dictadura revolucionaria, y peor cuanto más tiempo se mantenga, es una sociedad violenta de tipo dictatorial, es decir, un despotismo militar.

”No puede ser de otro modo. Y siempre ha sido de esta forma. No sé mucha historia, pero cuando lo he comprobado ha coincidido siempre; ¿Qué surgió de las agitaciones políticas de Roma? El Imperio Romano y su despotismo militar. ¿Y de la Revolución Francesa? Napoleón y su despotismo militar. Y ya veremos lo que saldrá de la Revolución Rusa. Algo que retrasará decenas de años la implantación de una sociedad libre. Por otro lado, ¿qué se puede esperar de un pueblo de analfabetos y de místicos?

@metronax

Fernando Pessoa sobre las revoluciones en general y la Revolución Rusa en particular

La vagancia y despilfarro alemanes, y cuatro posibles escenarios de futuro para la eurozona

José Ignacio Torreblanca en su ¿Quién gobierna en Europa? Reconstruir la democracia, recuperar la ciudadanía (Ed. Catarata, 2014) tiene un trozo en la página 55 que me gustaría destilar:

merkel_vaga

Creo que nunca es mal momento para desprendernos de algunos mitos, puesto que eso nos ayudará a una mejor identificación de los problemas reales.

 

Otra interesante lectura sobre temas europeos es Contra el euro. Historia de una ratonera del pesimista Juan Francisco Martín Seco.

También conviene hacer notar los cuatro posibles escenarios de futuro para la eurozona que baraja la Fundación Friedrich Ebert (destacamos la entrevista a Bjoern Hacker): “A la japonesa” (Salir del paso), “A la yugoslava” (Ruptura de la Unión), “A la alemana” (Club privado) y “A la americana” (Estados Unidos de Europa).

@metronax

La vagancia y despilfarro alemanes, y cuatro posibles escenarios de futuro para la eurozona

La máquina medieval de movimiento perpetuo (Villard de Honnecourt, S. XIII)

El maestro cantero originario de la región francesa de Picardía, Villard de Honnecourt, nos dejó un cuaderno elaborado entre 1220-40 con sus apuntes de arquitectura, geometría, ingeniería e incluso medicina práctica para tratar operarios accidentados. Se trata de un testimonio excelente de una época en la que montones de piedra se ordenaban para ascender al cielo en forma de flechas de catedrales e iglesias en las ciudades y villas europeas. Entre los ingenios que trae su libro está esta máquina -fallida, por supuesto- de movimiento perpetuo. Sobre ella dice el historiador y ensayista Jean Gimpel en las introducciones y comentarios en la edición de Akal (1991) de este cuaderno lo siguiente:

Hoja 1 017

Hoja 1 015

@Villaumbrosa

La máquina medieval de movimiento perpetuo (Villard de Honnecourt, S. XIII)