Los jóvenes de no deben meterse en política. Que maduren primero (M. Oakeshott)

Michael Oakeshott (1901-1990) es un filósofo inglés que esencializa lo que quizás es la quintaesencia de la política inglesa: la ley de lo consuetudinario. Para él, hay que ser fieles a la costumbre y muy cuidadosos ante el cambio, no se puede tomarlo alegremente, sino que debe someterse a una crítica y dilucidar si lo que nos ofrece representa una evidente mejora. Su forma de pensar, pues, difiere de muchos conservadores en el hecho de que no tiene dogma. No es ni guardián de las buenas costumbres, ni de la fe, ni de la tradición -que a él le parece algo que no ha de ser necesariamente bueno, pues se ha destilado por una serie de caprichos históricos-, ni de nada más que de sus costumbres vividas. Tiene miedo a perderlas por algo peor, quizás por una tiranía que le destruya. Como muchos de los habitantes del siglo XX de pensamiento liberal, vio en el totalitarismo la imposición, por vía del gobierno, de los sueños -o delirios- de unos pocos a la mayoría. Él buscaba, como desarrolla en su conferencia “La actitud conservadora” (luego editada en forma de librito), un gobierno que no se dedicara a imponer sueños, sino que fuera un árbitro. Por ello, es muy crítico en los últimos párrafos de su conferencia sobre el papel de los jóvenes en la escena política.

nuestros-suenos-no-caben-en-vuestras-urnas-1

Hoy día en que parece que ser joven es algo bueno para todo y en que la política española abunda en treintañeros, veinteañeros y hasta casi adolescentes que buscan imponer sus “sueños” -una palabra que usan mucho- a la sociedad, bien está leer las frases de Oakeshott:

“Espero, sin embargo, haber dejado claro que no hay en absoluto contradicción en ser conservador respecto al gobierno y radical respecto a prácticamente todas las demás actividades. Y a mi entender hay más que aprender sobre esta actitud de Montaigne, Pascal, Hobbes y Hume que de Burke o Bentham.

De las muchas implicaciones que podrían generarse sobre lo dicho, mencionaré una: que la política es una actividad inadecuada para los jóvenes, no por sus vicios, sino por lo que yo al menos considero sus virtudes. Nadie afirma que sea fácil adquirir o mantener la disposición a la indiferencia que requiere esta modalidad política. Saber atemperar nuestras propias creencias y deseos, reconocer la forma vigente de las cosas, sentir el punto de equilibrio de las cosas, tolerar lo que resulta abominable, distinguir entre el delito y el pecado y respetar la formalidad incluso cuando parece conducir a error, son logros difíciles. No se debe buscar estos logros entre los jóvenes. Los días de nuestra juventud son un sueño, una gozosa locura, un dulce solipsismo. Nada tiene una forma fija, nada un precio fijo, todo es posible y se vive feliz a crédito. No hay obligaciones que respetar, no hay cuentas que llevar. No hay nada especificado de antemano; cada cosa es lo que se puede hacer de ella. El mundo es un espejo donde buscamos el reflejo de nuestros propios deseos. El encanto de las emociones violentas es irresistible. Cuando somos jóvenes no estamos dispuestos a hacer concesiones al mundo, nunca sentimos el contrapeso de una cosa en nuestras manos, salvo por los mazos de cricket. No sabemos distinguir entre lo que no nos gusta y lo que no valoramos; la urgencia es nuestra escala de valores y nos resulta difícil comprender que lo aburrido no es necesariamente despreciable. No toleramos la restricción y solemos creer, como Shelley, que el haber contraído un hábito es haber fracasado. En mi opinión estas son algunas de nuestras virtudes cuando somos jóvenes, pero qué lejos están de constituir una actitud adecuada para participar en el estilo de gobierno que he descrito. Dado que la vida es un sueño, pensamos con lógica plausible, pero errónea, que la política debe ser un choque de sueños en el que esperamos imponer el nuestro.”

@Villaumbrosa

Anuncios
Los jóvenes de no deben meterse en política. Que maduren primero (M. Oakeshott)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s