Navidad y reproducción social

He tenido la gran suerte, como interesado en los vericuetos que conforman eso que viene en denominarse como comportamiento humano, de nacer en una familia particular. Su especificidad reside en que una rama es de raigambre humilde mientras que, de la otra, una mitad ha adquirido una posición cómoda gracias al esfuerzo de mi abuelo, permitiendo así un entronque con la mitad restante que, en pocas palabras, es de rancio abolengo. Si nos retrotrayéramos al s. XIX sus orígenes se hallan, respectivamente, en el campesinado, los trabajadores urbanos y la burguesía. Hoy en día todos somos clase media. O, al menos, así perciben la mayoría de los españoles, según la respuesta dada en una de las encuestas del CIS de este mismo año (ver imagen):

Clase media

Pero todavía existen diferencias. Efectivamente, la mayor parte de la población puede adquirir un abanico de productos que incluye, entre otros, coche, vacaciones en el extranjero, ocio electrónico, etc. pero, no obstante, hay un aspecto fundamental donde las diferencias “de clase” nunca han dejado de existir: en la posibilidad que tienen algunos de ofrecerle a su prole un medio exclusivo para mantener una posición superior con creces a la de la media. Esto es, según la jerga marxista, controlar la reproducción social.

Los niños de una de las ramas familiares con las que he pasado la Navidad estudian en institutos y universidades públicas y, en función de su esfuerzo, podrían obtener una posición más o menos cómoda a partir de la que formar una familia y seguir el ciclo de la vida. Los niños de otra de las ramas estudian en institutos y universidades exclusivos, sólo al alcance de determinados bolsillos, y únicamente mediante los cuales, además de por otros factores como contactos de familiares y amigos, se abre la puerta a un mundo laboral prácticamente inasequible si no es por esas vías.

Un comentario habitual que legitima esta organización de la reproducción social es que una persona válida de origen humilde puede, mediante distintos tipos de becas y ayudas, estudiar y, con esfuerzo, alcanzar una posición acorde con sus habilidades. Eso es cierto, pero hay que decir que es tan sólo la puntita del iceberg y que obvia una importante cuestión: la mayoría de la población, pueda o no pueda permitirse una educación más avanzada, es normal (valga la redundancia de terminología estadística). Esto quiere decir que, con la debida formación y actitud, casi todos somos capaces de desempeñar la mayoría de los trabajos hoy existentes. Que el sistema permita a los linces fundar Apple, Zara o Gowex y recoger los frutos de su éxito no deja de ser una vía de escape para esa minoría capaz y ambiciosa. La mayoría de la gente normal está condenada a un trabajo normal, lo que no sería malo si no sucediera que la mayoría de la gente privilegiada tiene vía libre para alcanzar un trabajo privilegiado.

Aquí retorno a mis vivencias familiares. Sucede que la crème de la crème asume como natural que su posición y la que vayan a alcanzar sus hijos, con sus lógicos beneficios pecuniarios, son principalmente obra y gracia de sus aptitudes y esfuerzo. Si admitimos tal idea, esto hace que todo lo más que vayan a alcanzar los hijos que estudian en la pública nunca sea sino “lo máximo a lo que podía aspirar dadas sus capacidades”. De toda la vida conozco a dos muchachos, uno de cada “orilla”; en los dos casos son vivarachos, incansables preguntones, curiosos de la vida y del mundo. Nunca les he puesto un examen para profundizar en sus capacidades intelectuales, pero no tengo muchas probabilidades de equivocarme si digo que ambos son normales. Pues bien, tengo el convencimiento de que tampoco tengo muchas probabilidades de equivocarme si os digo que uno de ellos va a alcanzar un trabajo sustancialmente más remunerado que el otro. ¿Adivináis cuál?

@MagnificoElMulo

Anuncios
Navidad y reproducción social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s