“Ojo al gorila” (J. Carbonell y J. Sabina cantan a Brassens)

Dada la seriedad que nos caracteriza en “Destilando Libros”, no podía faltar esta canción.

“Ojo al gorila”

(versión de Joaquín Carbonell y Joaquín Sabina, adaptando un tema original de Georges Brassens)

A través de las anchas rejas

de la jaula de un bello zoo,

contemplaba un grupo de viejas,

un gorila muy juguetón.

Sin ningún pudor las comadres

señalaban cierto lugar,

que como es natural mi madre,

me ha prohibido aquí citar.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

De repente se abrió la puerta

de la jaula del animal.

¿Cómo es posible que esté abierta?

alguien debió cerrarla mal.

El mono, al verse sin grilletes,

en vez de “VIVA LA LIBERTAD”,

dijo tocándose el paquete:

“HOY PIERDO LA VIRGINIDAD”.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

El guardián con gesto afligido

pensó para sí: “¡SANTO DIOS!

es un gorila rreprimido

y la culpa la tengo yo”

Y todas las viejas curiosas,

de que al principio les hablé,

pusieron pies en polvorosa

a pesar suyo, ¡yo lo sé!.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

Incluso aquellas que miraban

al gorila como a un Don Juan

fingieron estar asustadas

por aquello del qué dirán.

El fornicio les daba miedo,

pero Uds. y un servidor,

sabemos que el “quiero y no puedo”

es un suplicio mucho peor

¡OJO AL GORII III III III LAA!

Todo el mundo alocadamente

huye lejos del animal.

Salvo una vieja indiferente

y un joven juez sin moral.

El mono al ver el fracaso

y que todos huyen de él,

empezó a acelerar el paso

hacia la vieja y hacia el juez

¡OJO AL GORII III III III LAA!

¡BAH!, decía la solterona:

“Como un mono me va a querer

si al menos fuese yo una mona

pero soy toda una mujer”

Y el juez pensaba insobornable:

“que el elegido sea yo,

es completamente improbable”,

ya veremos luego que no.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

Supongamos por un instante,

que igual que el mono, debe Ud.

elegir como dulce amante,

bien a una vieja, bien a un juez.

Pienso que si esta alternativa

la debiera decidir yo,

la vieja aún sin ser atractiva,

seria objeto de mi elección.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

Pero aunque el bueno del gorila

sea Tarzán haciendo el amor

por el contrario, cuando cavila,

da más gatillazos que yo.

Con que en vez de optar por la vieja

como haríamos Ud. o yo

agarrando al juez de una oreja,

bajo un árbol se lo llevó.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

Lo que viene después es algo

que hubiera querido contar,

pero me estimo en lo que valgo

y no quiero degenerar.

Basta decir que el juez gemía

y que luego empezó a gritar

como el hombre al que aquel mismo día,

él había mandado ahorcar.

¡OJO AL GORII III III III LAA!

(THE END)

@metronax

“Ojo al gorila” (J. Carbonell y J. Sabina cantan a Brassens)

El estudio de la condición humana… ¿nomotético o idiográfico?

El erudito alemán Wilhem Windelband propuso, en su discurso de Estrasburgo (1894), distinguir la ciencia nomotética de la idiográfica. La primera sería la interesada por las regularidades que presentan los fenómenos naturales y buscaría explicarlas en forma de leyes y teorías generales, mientras que la segunda atendería a la contextualización de los acontecimientos específicos, únicos e irrepetibles. Hoy nadie con dos dedos de frente duda que las ciencias naturales, desde la física de partículas a la (muy denostada por Sheldon Cooper) geología son, fundamentalmente, nomotéticas. No obstante, al respecto de las ciencias humanas o sociales existe una división entre los defensores de lo que C. P. Snow denominó como “Dos Culturas”, partidarios de establecer una tajante separación entre lo que vulgarmente se conoce como “ciencias”, nomotéticas, y “letras”, idiográficas, frente a otros autores que consideran que es (o algún día será) posible explicar el comportamiento humano siguiendo una teoría general.

En la siguiente figura es posible observar las características de los enfoques, metodologías e intereses de aquellos investigadores partidarios de una Historia idiográfica frente a los de la nomotética, tal y como sintetizaron Sander van der Leeuw y el gran Charles L. Redman en un artículo de 2002 en American Antiquity:

Leeuw y RedmanPor supuesto, en este blog somos TODOS (lo sepan ya mis co-blogueros o todavía no) partidarios de aplicar la perspectiva nomotética o , según dicen Leeuw y Redman, la científico-natural, al estudio de la naturaleza humana. Como Karl Marx, Edgar Zilsel, Karl Popper, Mario Bunge, Lewis R. Binford, Imre Lakatos o Edward O. Wilson lo fueron antes de nosotros. Faltaría más.

@MagnificoElMulo

El estudio de la condición humana… ¿nomotético o idiográfico?

Adrian Berry: “La destrucción completa de la raza humana parece una tarea casi imposible”

En la vida de un lector hay páginas gloriosas que uno recuerda pasado los años. Uno de los fines de este blog es detenerse en esos momentos en que la lectura entra en suspensión, ya sea por una imagen sugerente, una reflexión lúcida, alcanzar una aporía… lo que sea.

Recupero aquí la página 43 de “Los próximos 10.000 años” (Alianza, 1977) de Adrian Berry. El desquiciado optimismo de este libro es refrescante, escrito con un desparpajo insultante y osado, por lo que no podía faltar en este blog. Aquí una muestra:

andrianberryDeliciosamente frívolo, ¿no creen?

El dejar las últimas dos palabras del párrafo anterior es una tentación totalmente intencionada, pues con las pildoritas destiladas que vamos ofreciendo en el blog pretendemos inducir a la lectura.

@metronax

Adrian Berry: “La destrucción completa de la raza humana parece una tarea casi imposible”

“Match Point”: la suerte como esencia de la vida

Aquel que dijo “más vale tener suerte que talento” conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte. Asusta pensar cuantas cosas se escapan a nuestro control. En un partido hay momentos en el que la pelota golpea el borde de la red y durante una fracción de segundo puede seguir hacia adelante o caer hacia atrás. Con un poco de suerte sigue hacia adelante y ganas, o no lo hace y pierdes…

“Match Point” (Woody Allen)

@metronax

“Match Point”: la suerte como esencia de la vida

“Aquí y allí todo es igual” (R.M. Rilke)

Cuando el poeta austrohúngaro Rainer Maria Rilke visitó Toledo en 1912 escribió el verso que encabeza esta entrada. Lo cierto es que la huella habsbúrguica en la arquitectura y cultura centroeropea y española es evidente. Hasta resulta interesante mirar este tinglado llamado España en el espejo centroeuropeo.

A la izquierda, la Catedral de Székesfehérvár, en Hungría, construida a instancias de la emperatriz María Teresa de Habsburgo. A la derecha, la Catedral de Valladolid, en España, cuyo proyecto es del aposentador de Felipe II de Habsburgo, Juan de Herrera. Fotos ambas de los años ’50, cuando las ‘panelhazok’ (viviendas de paneles) comunistas en el primer caso y los bloques desarrollistas  en el segundo no habían desvirtuado todavía el horizonte.

1836900_615401945245600_4271712194433610627_o

@Villaumbrosa

“Aquí y allí todo es igual” (R.M. Rilke)

Roger Garaudy: “lo esencial de la herencia de Marx no es el marxismo, sino la prospectiva”.

Leyendo el diccionario “Sociología y economía de la educación” (Madrid: Anaya, 1984), coordinado por José María Quintana Cabanas, en la entrada “Prospección educacional” (p. 132) me encuentro la siguiente frase atribuida a Roger Garaudy: “lo esencial de la herencia de Marx no es el marxismo, sino la prospectiva”.

Un rápido y poco exhaustivo vistazo mediante Google nos localiza la misma frase en un artículo de Jorge Uscatescu de ABC del 17 de diciembre de 1972 titulado “Garaudy y la revolución cultural” y, según la siguiente reseña web, en el libro de Ramón Tamames “Fundamentos de estructura económica” (Alianza Editorial, 3ª ed., Madrid 1978), de la que extractamos el siguiente párrafo (la negrita es nuestra):

<<El marxismo como metodología

A lo largo de estas páginas, Tamames se esfuerza en revalorizar el papel del marxismo en cuanto metodología. Es consciente de que los análisis marxistas han perdido buena parte del atractivo que tuvieron hace algún tiempo: “Son muchos los intelectuales que viven dentro de un marco capitalista que piensan, o que aparentan pensar, que el marxismo es una visión fenecida de la realidad, tal vez adecuada a una etapa del capitalismo, pero en ningún modo al momento presente” (p. 34). También podría haber añadido que el descrédito es mayor entre los intelectuales que viven en los países socialistas. Por eso, no alude a las leyes económicas marxistas ni a sus predicciones, que han sido desmentidas por el transcurso histórico. Hasta llegar a decir, con Garaudy, que lo esencial de la herencia de Marx no es un catálogo de principios económicos y filosóficos, sino un método de prospectiva, “una ciencia y un arte de inventar el futuro”.>>

 @metronax
Roger Garaudy: “lo esencial de la herencia de Marx no es el marxismo, sino la prospectiva”.